16.8 C
Talca
18.1 C
Curicó
15.5 C
Linares
Lunes, Febrero 6, 2023
spot_img

Entrevista de René Cortázar de Amarillos x Chile en exclusiva con El Centro

Destacado por su larga trayectoria política, René Cortázar fue ministro del Trabajo y Previsión Social en el retorno a la democracia durante el gobierno de Patricio Aylwin. Posteriormente, también estuvo en el gabinete presidencial pero bajo el gobierno de Michelle Bachelet I, donde se desempeñó como ministro de Transportes y Telecomunicaciones de Chile. En esta oportunidad llegó hasta el estudio de El Centro para conversar sobre su futuro político en Amarillos Por Chile, economía y más.

Su historia como político y servidor de la República está acompañada de un notorio currículum pues, si bien es egresado de ingeniería comercial de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC), durante diez años se desempeñó como director ejecutivo de TVN, época dorada del canal de televisión estatal. 

Desde hace algunos años se ha mantenido bajo perfil aunque no indiferente de los procesos sociales que envuelven al país. De hecho, el plebiscito constitucional vivido en septiembre de 2022 lo remeció a tal punto que, tras 50 años de militancia, decidió salirse de la Democracia Cristiana (PDC) para iniciar una ruta política totalmente nueva junto al partido en formación Movimiento Amarillos por Chile (más conocido como Amarillos x Chile).

Esta colectividad surgió como una alternativa a aquellos pertenecientes a la centro izquierda del país y que abogaban por la opción Rechazo de la propuesta constitucional, suceso que generó un quiebre dentro del PDC, que apostaba por la opción Apruebo que apenas alcanzó un 38,13% de adhesión. 

Mientras que el 61,87% que rechazó la Carta de la Convención Constituyente, empoderó a aquellos que iban en contra de los lineamientos de su propio partido a tal punto que, de allí, surgieron dos nuevas colectividades: Amarillos y Demócratas. 

En este contexto, Cortázar visitó el estudio de El Centro y contó cuál es su análisis de este fenómeno y por qué cobra tanta relevancia.

Después de tantos años salirse de la DC debió ser una decisión difícil, ¿a partir de qué viene esta determinación? 

“La verdad es que yo participé durante 50 años en la Democracia Cristiana, toda una vida. Y durante buena parte de ese período, yo diría que durante los 40 primeros años, me sentí bien representado. Pero la verdad es que en los últimos 10 años ha habido en Chile una polarización del sistema político: Se polarizó hacia la izquierda, hacia la derecha, con el fin de la concertación que un espacio en el centro, donde las personas, la verdad es que no se sentían bien representadas, y a mí me fue pasando lo mismo. En esta polarización de izquierda y derecha yo no me sentía bien representado. Y cuando esto llegó a un extremo fue con la nueva Constitución, porque en el proyecto de la nueva Constitución, la Democracia Cristiana apoyó el Apruebo y, la verdad yo estudié muy a fondo y muy en serio en el texto constitucional y llegué a una convicción más personal, de que esto era muy dañino para Chile”.

¿Por qué?

“Era dañino para Chile el pretender romper la unidad a las naciones, muchas naciones; era dañino para Chile el tener un Estado democrático más débil frente a la violencia, la delincuencia, eliminar el estado de emergencia y que no el Estado no pudiera controlar a los violentistas; era muy negativo para Chile de que el país no pudiera progresar adecuadamente, no pudiéramos atraer las inversiones que necesitamos para que los jóvenes encuentren un empleo. Un joven, para encontrar un empleo en Talca, en Curicó, en el Maule, en cualquier otra región del país, necesita que alguien ponga una fábrica, haga una construcción o ponga un comercio, y eso se llama inversión. Pero llevamos 10 años en Chile sin hablar de esto, no hablamos de la inversión, no hablamos del desarrollo, no hablamos del control de verdad de la violencia, no hablamos de cómo nos hemos ido dividiendo y esto llegó a un extremo en la Convención Constituyente. Y ahí ya tome la opción de retirarme y me di cuenta que, Amarillos por Chile -en el cual yo estaba participando desde febrero- era una voz que quería enfrentar este problema, que quería por una parte trabajar para una nueva y una buena Constitución, pero al mismo tiempo enfrentar esta polarización que ha vivido el país y esta ola populista”.

¿Hay alguna autocrítica respecto de la concertación de la cuál participó?

“La verdad es que no, porque yo me sentí muy representado por la concertación. La concertación muere hace 10 años, termina de existir y yo creo que fue un periodo donde el país logró cosas muy importantes. Este era un país que, cuando empieza la transición a la democracia, había estado muy dividido, muy confrontado (…) períodos de grandes enfrentamientos, había sido muy difícil trabajar unidos. Y la concertación ayudó a eso. De hecho, Patricio Aylwin en su primer discurso cuando parte la transición dice “yo vengo a traer un mensaje nuevo, de unidad, aquí en este país no sobra la izquierda, no sobra la derecha, no sobra el centro político, ni sobran los radicales. En este país no sobran los empresarios, nos sobran los trabajadores; tenemos que unirnos aquí (…)” -recuerda Cortázar- y el estadio lo pifió. Y él forma un silencio, yo estaba ahí, entonces él para y dice: “no ciudadanos, Chile es uno”. Esta frase se me quedó, porque en Chile hay pueblos originarios, hay inmigrantes, pero somos uno”.

Amarillos

“Yo creo que hay un espacio que se abrió entre esta polarización de izquierdas y derechas, hay un espacio en el que Amarillos puede contribuir”, indicó el dos veces exministro. 

“Culminar la construcción de una nueva y buena Constitución” está entre los objetivos principales de Amarillos. ¿Cómo van a poder ser partícipes de eso? ¿Cómo lo van a poder llevar a cabo nosotros?,

“Amarillos está participando en las discusiones que hay en el Congreso. Están todos los partidos políticos y nosotros que no somos partido político, somos partido político en formación, pero se reconoció que habíamos participado mucho en el plebiscito y que habíamos contribuido a un punto de vista y nos invitaron también. Y estamos participando, buscando un gran acuerdo (…).

Y, a su juicio, ¿cuál sería la mejor ruta para darle continuidad a este proceso? ¿de nuevo una convención, que se haga cargo el parlamento u otra?

Yo creo que esto es una decisión que hay que esperar todavía. Lo más importante es que nos represente a todos, más allá de la fórmula. Yo creo que una Convención como la anterior no va a ser, hay acuerdo. Yo creo que tiene que haber expertos, hay acuerdo de que el Parlamento tiene que jugar una función, hay acuerdo de no acercarnos a nada que se parezca a lo que vivimos, porque eso no lo queremos ver de nuevo. La mayoría de los chilenos no lo queremos ver de nuevo. Pero lo importante es que hay un acuerdo. Yo estoy optimista, (…) y creo que esto va a salir bien”.

También amarillos declara que quieren trabajar con una democracia moderna, ¿de qué se trata eso?

La democracia moderna supone lo siguiente, una democracia primero representativa y después que integra las personas. Eso significa que nosotros valoramos las instituciones democráticas, los países que funcionan bien son los países que tienen un buen gobierno, un buen parlamento, un buen Poder Judicial. No son los países que son puras asambleas y puros plebiscitos, normalmente las asambleas y los plebiscitos que dominan los países son cuando las democracias son malas, no funcionan. La mayor parte de los países que les va bien son los que fortalecen estas instituciones (..) Entonces, nosotros queremos volver a valorar las instituciones de la democracia, pero sabemos que para que la democracia funcione bien, tiene que haber participación ciudadana. Cuando la sociedad está callada, a la democracia le va mal; cuando la sociedad opina, participa a través de sus redes sociales, a través de sus organizaciones sociales, a través de sus distintas formas de expresión, las las democracias enriquecen”, aseguró. 

Ximena Rincón abrió Demócratas y llama la atención, porque vienen del mismo partido y tienen ideas muy similares. Incluso ella también ha citado la frase de Patricio Aylwin, de que Chile es uno solo ¿Entonces por qué, bajo su análisis, toman rutas distintas?

“Bueno, las organizaciones siempre responden a momentos, responden a personas, responden a identidades. A mí no me inquieta para nada porque la experiencia que tuvimos, por ejemplo, con la concertación, es que habían varios partidos, ocho o siete partidos, pero trabajamos juntos. No importa que haya varios partidos, si trabajamos juntos. Yo estoy convencido que con lo que haga Ximena y otras personas, vamos a trabajar juntos todos aquellos que nos entendamos bien y que pueden ser muchos. Y, por lo tanto, no me inquieta. Hay gente que dice, ¿pero por qué no se unen en un solo partido?, magnífico hubiera sido, pero si no, no importa nada.

Amarillos surge con un liderazgo muy fuerte de Cristián Warnken que un liderazgo menos de un dirigente político. Demócratas son dirigentes políticos con larga historia, la misma Ximena Rincón, Matías Walker, Carlos Maldonado, son dirigentes con larga trayectoria política. Nosotros venimos menos del mundo político. Venimos más de la sociedad, de los movimientos sociales. En nuestro directorio hay un solo diputado, en la de ellos hay varios ex parlamentarios y parlamentarios activos”.

Entendiendo que el nombre es satírico, igualmente cabe preguntar: ¿Cree que les puede jugar en contra en algún momento llamarse “amarillos” por Chile? 

“No, porque refleja un estilo. Estamos en un país en el cual todos los dirigentes políticos se cuidan. ‘No digamos eso porque puede salir en las redes sociales, nos van a golpear. No digamos que necesitamos más inversión porque nos pueden decir que estamos a favor de las empresas’ (…) No. Nosotros hablamos en castellano antiguo. A la violencia le llamamos violencia, a las protestas le llamamos protesta. ¿La protesta del 25 de octubre de un millón de personas pacíficas? la aplaudimos; la expresión el 18 de octubre quemando 19 estaciones, las rechazamos y no la justificamos, no buscamos excusas. En la democracia no existe espacio para la violencia. Tenemos un lenguaje abierto. Entonces amarillo refleja un poco eso (…) porque vamos a decir lo que pensamos ¿y qué?”.

Reforma Tributaria ¿cuál es su visión? 

“Yo creo que son ‘las’ reformas tributarias. Durante los últimos 10 años todos los gobiernos en su primer año hacen una reforma tributaria. Pero no hablamos del problema de verdad. El problema de verdad es que estamos con pocos recursos para salud, para educación, para vivienda, para pensiones. El país está creciendo muy lento. ¿Y por qué está creciendo muy lento? porque el país no está invirtiendo, no está creciendo. Si miramos desde ahora hasta el año 90, todo este perdido de los últimos 30 años el gasto en salud, en educación y en vivienda ha aumentado seis veces. Más del 80% de este aumento viene del crecimiento, solo el 20% de la reforma tributaria. O sea, el 80% de la solución no son las reformas tributarias, es crecer.

Yo te pregunto, ¿cuánto estamos hablando en el último año de crecimiento? Si el 80% de la solución está en crecimiento y hablamos el 95% del tiempo de la reforma tributaria y con suerte el 5% del tiempo acerca del desarrollo, entonces lo primero que decimos es: hablemos en serio, no para no para la red social, no para el Twitter, sino que hablemos de verdad”, concluyó el también economista.

Esta entrevista fue grabada en los estudios de El Centro y si no quieres perderte ningún detalle y acceder al contenido completo, puedes acceder a nuestro canal de Youtube El Centro TV.

spot_img

Artículos recientes

spot_img

Siguenos

5,536SeguidoresSeguir
268SeguidoresSeguir
641SuscriptoresSuscribirte